TRCI-web

TRCI-web

Miércoles, 13 Noviembre 2019 19:52

Un salto en la lucha de los trabajadores

El paro del martes 12 de Noviembre convocado por la Mesa de Unidad Social y diversas organizaciones fue contundente. A diferencia de los paros anteriores, además de los trabajadores del sector público movilizado, se expresó la adhesión de los sectores de la minería y de la industria que mostraron la predisposición y capacidad de lucha de los sectores productivos, que encorsetados por la legalidad burguesa, se manifestaron adhiriendo en numerosas empresas, bloqueando caminos, realizando paralizaciones parciales, asambleas en los lugares de trabajo o manifestaciones en las puertas de las plantas. Durante toda la jornada se concentraron cientos de miles en las principales capitales de todo el país en marchas masivas que se prolongaron durante toda la tarde y noche, teniendo a la juventud como un protagonista principal que con inagotable energía se enfrentaba a los contingentes de las fuerzas represivas, haciéndolos retroceder en muchas ocasiones, mejorando a cada paso los métodos en las barricadas, con un despliegue de provisiones y atención de heridos en la retaguardia que prolongaban los combates durante horas.

Fue un paro que tuvo características de huelga general semiinsurreccional, al día 25 de lucha y movilización.

La política de un cambio constitucional ha calado en las expectativas de amplios sectores de masas que ven en esta perspectiva de reforma a las bases jurídicas del régimen semicolonial una puerta de entrada para dar respuesta a las penurias de la población.

El debilitado gobierno de Piñera, acicateado por una crisis que es incapaz de cerrar, se ha abierto a la opción de cambio constitucional y pretende un gran acuerdo nacional con la oposición burguesa para fraguar esta salida en el marco institucional, o sea del mismo Estado o semi-estado capitalista, junto con una feroz persecución del brazo judicial contra los que luchan.

En la semana precedente el gobierno intentó cerrar la situación con una respuesta de manual, otorgando concesiones a sectores de la pequeñaburguesía con una serie de puntos de prórrogas y exenciones impositivas, o acceso al crédito para las pymes. Creyendo que con ese solo gesto ya tenía a los sectores medios en el bolsillo, pasó (el jueves 7/11) a delinear una política represiva con una serie de leyes para castigar  severamente a los que enfrentan a carabineros, resucitó la ley Hinzpeter (del odiado exministro de su primer mandato) para prohibir las huelgas y manifestaciones, llamó al COSENA (Consejo de Seguridad Nacional), con los representantes de los cuerpos represivos y legislativos, para dar una salida de “orden público”. Esta decisión no hizo más que encender los ánimos de la población que vieron una reedición del estado de emergencia, provocando una nueva manifestación multitudinaria al día siguiente, luego de una semana tomada por aguerridas luchas estudiantiles de miles de jóvenes que derribaban rejas de colegios para concentrarse en las plazas públicas. Los más de 200  casos de manifestantes que han perdido un ojo por el uso de balines, se vino a sumar a la bronca por las vejaciones de todo tipo realizada por carabineros, constituyéndose una oposición de masas a las fuerzas represivas, que impide que se asiente una base social favorable a una represión desbocada, habiendo desgastado (al menos momentáneamente) el recurso de la intervención militar.

Las fuerzas de la oposición en el congreso, han cerrado filas por la salida de Asamblea Constituyente, preparándose para discutir fórmulas o consensuar un plebiscito. Asediados y cuestionados también por el movimiento de masas pretenden desesperadamente encausar la lucha y discusión dentro de los canales orgánicos del régimen burgués, procurando retornar con ello a la “normalidad” de la charlatanería parlamentaria.

Lo que no tienen en cuenta quienes pretenden festinar a esta democracia para ricos es que esta situación es parte de un proceso agudo de lucha de clases que recorre Latinoamérica. La salida intempestiva de Evo, huyendo cobardemente de Bolivia, plantea a la clase obrera Boliviana organizar la resistencia obrera ante la ofensiva reaccionaria de la derecha y el imperialismo para aplastar el movimiento de masas, disciplinándolo mediante nuevas facciones pequeñaburguesas. Así también en Argentina con una transición ordenada por el FMI y contenida por la burocracia sindical que parapetará el gobierno de Fernández. O recientemente con la liberación de Lula sectores de la burguesía brasilera tratan de anticiparse a contener procesos explosivos de lucha de masas. Es necesario que la clase obrera del continente busque unificar sus luchas para enfrentar decididamente al imperialismo y sus burguesías acólitas, poniendo en el norte la lucha por una Federación de Estados Obreros de Latinoamérica.

Es prioritario que ante el salto en el accionar de los trabajadores busquemos profundizar la organización y la discusión programática, para una salida obrera a la actual situación. Por ello, es necesario hacer un llamado a todas las organizaciones obreras a poner en pie un Congreso de delegados de bases, que discuta y vote un plan de lucha, junto a un pliego de reivindicaciones hasta hacer caer al gobierno e imponer una salida independiente de clases.

Es necesario para los sectores de vanguardia de la clase trabajadora y de la juventud no difuminar las energías del torrente de masas, sino por el contrario hacer los esfuerzos necesarios para poner en pie un partido revolucionario internacionalista, que impulse la militancia obrera, retomando las lecciones históricas de las luchas de nuestra clase, para la resolución de la crisis de dirección revolucionaria, para la reconstrucción de la IV Internacional.

Luego de un intento efímero de convocar nuevamente a elecciones, Evo Morales ha renunciado a la presidencia. Lo hace frente a la presión del ejército, las instituciones del semi-estado, los motines policiales y las acciones callejeras, impulsadas por los comités cívicos y con Camacho y Mesa a la cabeza.

Renuncia luego de un marcado desgaste de su gobierno, con varios años de traspiés que culminaron en el escándalo del fraude, blanqueado por la OEA, en medio de una llamativa ausencia de las organizaciones campesinas e indígenas que habían sido convocadas por el MAS para defender La Paz.

La postura del ejército y los motines policiales le han dado un ribete golpista a la ofensiva de la derecha, envalentonada por el apoyo imperialista. Si bien este golpe no se ha consumado a estas horas- ya que el ejército no ha tomado el poder – no está descartado este escenario dada la explosividad de la situación.

Evo Morales, que se cansó en estos 13 años de dar concesiones a la burguesía de Santa Cruz, de pactar con los explotadores del agro y de someterse a los intereses imperialistas, demuestra ser el típico bonapartista pequeñoburgués que entrega a su “pueblo” en manos de la derecha,  prefiriendo renunciar antes de apelar a las masas a defender su gobierno, masas a las que teme y en las cuales desconfía.  El estado al que Evo bautizó como “plurinacional” ha mostrado su carácter semicolonial y descompuesto.

Sus ex aliados de la Central Obrera Boliviana (COB) también le pidieron la renuncia “para pacificar el país” dejando a los trabajadores a la vera de los intereses del imperialismo.

El movimiento obrero y las organizaciones campesinas han quedado en manos de una derecha envalentonada y un ejército que ha mostrado su verdadero carácter de guardián de los intereses capitalistas. Por eso es vital organizar la resistencia obrera ya, retomando la tradición de las grandes acciones de la Guerra del agua, del movimiento minero, de las acciones campesinas. En los métodos de la clase está la única forma de enfrentar al imperialismo y sus socios locales.

Derribar a los burócratas de la COB y recuperarla, sacar a los conciliadores del MAS de las organizaciones campesinas e indígenas y organizar la resistencia armada de la población contra el accionar de la derecha, la policía y el ejército y pelear por la disolución de las fuerzas represivas, es fundamental para preservar los intereses obreros y populares que hoy peligran.

Todo esto se da en medio de grandes acciones de masas que surcan América Latina, como hemos visto en Ecuador y Chile. Es urgente que las corrientes de izquierda que reivindicamos la dictadura del proletariado demos una respuesta programática ante la ausencia cada vez más trágica de una dirección revolucionaria que pueda dirigir una salida obrera y socialista ante los acontecimientos de la región.

Un paso en este sentido podría ser una Conferencia Latinoamericana donde la izquierda revolucionaria debatamos y planteemos ante las masas un programa revolucionario que aporte a la construcción de una vanguardia internacionalista que pueda intervenir en estos procesos, como parte de la reconstrucción de la cuarta internacional.

Martes, 05 Noviembre 2019 22:33

La era de Alberto

La fórmula FF ganó las elecciones sin tener que ir a balotaje contra Macri. Si bien se esperaba un margen mayor de diferencia, el Frente de Todos se impuso por 8 puntos.

El FIT-U sólo logró un 2%, siendo una de sus peores elecciones desde que se formó este frente. Fracasó un método centrista de relacionarse con las masas, con el que degradaron el programa revolucionario para tratar de dialogar con un sector de la opinión pública, pero sin embargo no pudieron capitalizarlo en votos. Su debacle no está en el porcentaje obtenido, sino en la desviación parlamentaria, por la cual sólo se limitan a intentar llevar la lucha de clases al Parlamento.

Un resultado electoral que no cierra la crisis

Todas las alas de la oposición burguesa y pequeño-burguesa festejaron que la situación de crisis en la Argentina se haya dirimido en las urnas y no en las calles, como está pasando en gran parte de América Latina. Un festejo quizás de corto tiempo ante el agravamiento de la crisis, no sólo nacional, sino en el plano internacional.

La prensa burguesa se apresuró a decir que estamos ante una transición ordenada y que, después del resultado de las elecciones, en el que Cambiemos obtuvo 40%, estamos ante la aparición de un nuevo bipartidismo. Intentan mostrar una normalidad inexistente en esta transición. Más bien lo que estamos presenciando es una política burguesa de contención ante el nivel de crisis del régimen político, cuando lo que está en juego es su supervivencia como clase. La descomposición de los partidos patronales, que aún no han logrado recuperarse de la crisis del 2001, impide la aparición de un bipartidismo. El PJ se rejuntó de forma precaria en contra de Macri. Por otra parte, el macrismo es una coalición electoral anti-peronista que perdió. Son coaliciones que no han logrado actuar de forma organizada con un programa que incorpore a un sector de masas a la política. Este último escenario aún no está planteado. El caso del PJ es quizás la expresión descompuesta de lo que los marxistas analizamos en las semicolonias como un frente popular en forma de partido, que después del proceso del 2001 logró incorporar en su coalición a organizaciones piqueteras conciliadoras.

Transición

Alberto debe pasar esta transición hasta el 10 de diciembre intentando que no se desequilibre nada de los acuerdos con el macrismo y que sea el gobierno saliente quien haga el trabajo sucio, que acentuará aún más la crisis social: cepo al dólar, congelamiento de tarifas, dejar pasar los aumentos de los precios, cierre de fábricas, despidos y suspensiones en grandes fábricas... Hermosa transición pactada.

Otra fracción de clase, igualmente al servicio de los explotadores

El nuevo presidente votado ha generado mucha expectativa en sectores de masas que creen que van a mejorar sus condiciones de vida ante el desastre del macrismo. Difícil. Los únicos que seguro seguirán ganando -ya lo dan por descontado- son las grandes empresas imperialistas, las grandes empresas nacionales, la patronal agraria y algunas pymes para las cuales los economistas FF ya preparan un sinfín de medidas para garantizar sus ganancias. Se prepara un nuevo acuerdo con el FMI, que de seguro será más pauperización para los trabajadores y el pueblo pobre.

Nada bueno puede venir de un gobierno de Alberto, que es un agente de los negocios burgueses y pequeños burgueses y que defiende a una clase que no es la nuestra. La característica estructural de las semicolonias es que son bonapartismos sui generis, una forma de poder estatal especial. Ya que la relación de dependencia con el imperialismo impide que las burguesías autóctonas tengan un carácter independiente, por lo que deben subordinarse al capital imperialista y definir cómo se van a relacionar con el proletariado. El macrismo se disciplinó de forma directa con el imperialismo norteamericano y atacó muy fuertemente al proletariado, con la complicidad de la burocracia sindical. Alberto es de otra fracción pequeño burguesa, que intenta tener otra relación con el imperialismo apoyándose más en el capital nacional y la burocracia sindical para mejor negociar las migajas con el imperialismo. Para generar esa nueva relación de fuerzas interna debe dar concesiones a las masas, pero ante el nivel de crisis, debe apelar primero a un supuesto pacto o acuerdo social que es, de hecho, una tregua para pasar el ajuste.

El acuerdo que busca con los empresarios, la burocracia sindical y la Iglesia es acordar los mecanismos para que la crisis la paguemos los trabajadores. El plan de Alberto de redistribuir y segmentar -cobrando impuestos- las tasas de ganancias de las distintas ramas de la economía, apunta a que el Estado sostenga artificialmente los negocios del empresariado nacional e internacional. La intervención de un semi Estado en la economía desarrolla capas parasitarias a costa de la explotación de los trabajadores.

Por eso debemos enfrentar a este gobierno, como lo hicimos con el macrismo, mostrando al conjunto de la clase cuál es el proyecto de la fracción FF y desenmascarar sus políticas estatistas para garantizar el pago al FMI y de la deuda externa.

Nos apoyamos en los ejemplos de lucha de nuestros compañeros de Chile, Ecuador y de otros puntos del mundo, que se levantan contra sus gobiernos y sus ajustes.  

Por una salida obrera y socialista.

 

Publicado en : www.cor-digital.org

 

El levantamiento del estado de emergencia de parte del gobierno significó el repliegue de los contingentes militares a los cuarteles pero no de la ofensiva represiva de carabineros, esos lúmpenes organizados por el Estado que no han escatimado en desatar todo tipo de acciones vejatorias como asesinatos, torturas o violaciones contra los trabajadores y jóvenes en lucha.

El cambio de gabinete, celebrado sólo por representantes del FA como Beatriz Sanchez, expresó el intento de moderar el discurso reaccionario para tender puentes con sectores medios ante la masividad y contundencia de la manifestación social. Sin embargo, este retoque cosmético no puede embaucar a las grandes masas y mucho menos a la juventud que en estos días ha mantenido un enfrentamiento constante en las calles con las fuerzas represivas, señalizando correctamente al Estado como el enemigo.

Pero no sólo las fuerzas represivas constituyen el enemigo, estas expresan la esencia de la democracia semicolonial de sujeción y dominación, de resguardo a la propiedad privada de los ricos. El puñado de familias burguesas que controlan Chile de la mano del capital imperialista, se encuentran resguardadas por el conjunto del andamiaje político jurídico, un aparato burocrático de cientos de hombres dedicados al salvataje de la dominación imperialista.

Ya ésta justicia para ricos ha mandado a perseguir a los activistas y luchadores que comenzaron a revelarse contra las alzas del pasaje boicoteando los torniquetes del metro.

También el parlamento, su ala izquierda FA y PC, quien luego de las medidas de “corte social” del gobierno, se allanaron afablemente a conversar sobre una salida reformista a la situación, con el mismo gobierno que desató una represión salvaje contra el pueblo. Eso sí, piden que se fortalezcan las mediaciones, pretenden que la burocracia sindical de la CUT se pueda sentar a la mesa de una negociación para fortalecerse como los interlocutores privilegiados de la burguesía. Es decir, se postulan para ejercer su rol de lugartenientes del capital pretendiendo un giro político del gobierno para que se asiente la dominación imperialista del semi-estado chileno apoyándose sobre concesiones a las masas para contener y desviar las luchas en curso. Que mejor ejemplo que evitar que a Piñera lo tire el pueblo embaucando con la vía de una acusación constitucional.

Se han escuchado voces que llaman a un “pacto social”. Una especie de intento de regenerar la sociedad burguesa con tono refundacional. Con este mismo objetivo llaman a una Asamblea Constituyente. Como si en la actual etapa histórica fuese posible volver a colocar de pie una estructura reaccionaria y perimida por la misma lucha de clases, una especie de Estado burgués de nuevo tipo. Desde hace más de un siglo, con la primera conquista del poder por los trabajadores, la Revolución Rusa, se abrió la etapa histórica de la revolución proletaria. No hay posibilidad alguna de que los procesos de la lucha de clases lleven a refundar la sociedad burguesa, menos aún en un proceso de descomposición abierta del capitalismo mundial. Los sucesos de Chile constituyen un proceso profundo de la lucha de clases que se está expresando de forma radicalizada en distintos países de la región, y empujan a los trabajadores y al pueblo a buscar las vías para derrotar al capitalismo y a la dominación imperialista. Es por esto que la única salida realista es buscar los medios y recursos para poner en pie a la clase trabajadora para que prepare las etapas de la conquista del poder obrero, de la dictadura del proletariado sobre la clase burguesa buscando su extensión internacional, y superando todas las formas distorsionadas y aberrantes que dio la lucha por el socialismo.

La lucha por un” nuevo pacto social” hoy implica una política de conciliación entre la burguesía y el proletariado, entre los explotados y los explotadores.

Los trabajadores mineros y portuarios vienen interviniendo con acciones decididas en la actual situación. Se abre una etapa crucial de organización que debemos aprovechar. Es necesario que convoquen a todas las organizaciones obreras a un Congreso de delegados de base donde discutir un plan de lucha para derribar al gobierno y un programa de salida a la crisis. La alianza de los trabajadores con sus hermanos del continente deberá ser una bandera de lucha permanente.

La batalla por el castigo a los represores será también una batalla contra los tribunales burgueses y exigirá poner en pie verdaderos tribunales obreros.

Trump ha confirmado su visita a Chile para la cumbre APEC que se realizaría en dos semanas. Es necesario recibir al representante del imperialismo con la paralización de las empresas imperialistas y la lucha en las calles contra la segura militarización de la capital.

 

Recibamos a Trump con una gran lucha antiimperialista

Juicio y castigo a los represores

Impulsemos la lucha por tirar a Piñera, no a la trampa parlamentaria de la acusación constitucional

Que intervenga la fuerza organizada de los trabajadores, por un Congreso Obrero de Emergencia

Abajo Piñera

Por un Gobierno Obrero

Por una Federación de Estados Obreros de América Latina

Viernes, 25 Octubre 2019 07:05

PREPAREMOS LA RESPUESTA OBRERA

A una semana de la irrupción de las masas en Chile luego de un llamado a paro nacional el miércoles 23 donde trabajadores portuarios, mineros, de la salud, de la educación, funcionarios públicos se expresaran junto a la juventud, concentrándose por cientos de miles en todas las ciudades del país, de norte a sur, manteniendo manifestaciones y luchas en las calles contra carabineros hasta desafiar el toque de queda a altas horas de la noche. Lo que comenzó con la lucha de la juventud por el alza del pasaje y por la evasión se convirtió en un enorme levantamiento popular. Esta situación abre la posibilidad de que la lucha de un salto en calidad con la intervención del proletariado de como caudillo de la nación explotada y oprimida.

El gobierno acorralado por no poder imponer fácilmente su ofensiva reaccionaria y la utilización interna de los militares como mandata el imperialismo para Latinoamérica, intenta descomprimir la situación retrocediendo en su programa de gobierno y cambiando a uno de corte más “redistribucionista”(mayores impuestos a las fortunas y miserables aumento del gasto social en seguros de salud, pensiones y salario mínimo) , intentando tender un puente por medio de algunas dádivas con la oposición parlamentaria para destrabar el conflicto con el llamado a la unidad nacional. Llamado a la unidad que está coronado y bendecido por el mantenimiento del Estado de emergencia y los toques de queda, desatando una feroz represión con asesinatos, detenciones, secuestros, desapariciones, violaciones y vejaciones de todo tipo. Este llamado a la unidad nacional de los partidos de gobierno y oposición no cuaja en la separación abrupta de las masas con el Estado y espolea en la memoria de los trabajadores y la juventud la continuidad de las transas con que cerraron la lucha contra Pinochet a finales de los 80´s para dar paso a la “transición a la democracia”.

Mal que le pese a todos los grupos defensores de esta democracia para ricos, la actual situación está mostrando de manera descarnada la verdadera “esencia de la democracia burguesa” como dictadura del capital. Asimismo los procesos de lucha de clases y descomposición de los gobiernos latinoamericanos, impulsa a los regentes de la democracia semicolonial a acelerar las políticas de la ofensiva del imperialismo yanqui en la región, que ya venía solicitando la intervención interna de las fuerzas armadas. Como recientemente expresó Bolsonaro dispuesto a desatar un verdadero genocidio si el poderoso proletariado brasilero se levanta. Del Chile modelo destinado a albergar cumbres internacionales, como el foro APEC o la COP25, poco y nada queda, y hoy se encuentra abierto un proceso profundo de lucha de clases que se extiende por la región donde es necesario que la intervenga, en medio de la espontaneidad e iniciativa de las masas, la fuerza organizada de la clase trabajadora para enfrentar de forma directa al capital y su aparato estatal.

También en el circo de la vía muerta del parlamento, buscando legislaciones cosméticas express para cerrar este proceso, sectores como el PC y FA buscan establecer un puente con sectores de masas, buscando revivir como mediación a través de la CUT, por lo que vienen planteando entre otras cosas una asamblea constituyente para una nueva constitución, y nuevo pacto social. Se postulan a salvar la democracia y perfeccionarla Se trata de la política de conciliación de clases con empresarios, parlamento, poder judicial, FFAA, etc. La lucha por una Asamblea Constituyente que hace sentido en algunos sectores en lucha, sobre todo universitarios y de capas medias, es la lucha por la máxima expresión de la democracia para ricos, buscando una expresión política policlasista para salvar la esencia del Estado. Es por esto que los trabajadores no deben engañarse con las buenas “intenciones republicanas” para salvar un régimen de explotación de clases y por el contrario deben intervenir en esta situación para fortalecer la organización obrera, y discutir un programa de salida a esta crisis que exprese la necesidad de enfrentar y destruir el aparato burocrático militar que sostiene la dominación de clases. Las fuerzas militares que están actuando salvajemente contra las masas no se escindirán de sus mandos a favor de los trabajadores y el pueblo, como ha sucedido en otros momentos de la historia, con llamados a la conciencia y humanidad de sus tropas. Sólo la acción decidida de las masas obreras enfrentando al aparato de Estado puede hacer mella en base de la tropa, planteando la disolución de las bandas de lúmpenes organizados como carabineros.

Necesitamos exigir a todos los sindicatos, federaciones y centrales convocar de forma inmediata a un Congreso de Emergencia de delegados de base para votar un programa obrero y un plan de lucha que dé salida a la actual situación en curso, asimismo debemos expulsar de nuestras organizaciones a dirigentes traidores que en medio de la lucha pretender cerrar acuerdo con un gobierno que carga en sus espalda la muerte y la represión de cientos de luchadores como lo es Juan Carlos Olguín de la FTC. Es necesario que en esta lucha pese la intervención del proletariado organizado. Es necesario organizar con fuerza la paralización nacional y un plan de lucha, al tiempo que poner en pie comités de autodefensa para organizar el enfrentamiento al aparato represivo del Estado.

Es prioritario levantar comités de vigilancia de precios constituidos por delegados de las fábricas y las minas para develar a la población la verdad de los aumentos de tarifas de transporte, alimentos, de la canasta básica etc, también pueden establecerse comités de abastecimiento impulsado por los sindicatos de las cadenas de abastecimiento, que deben imponer el control obrero y organizar la circulación de las mercancías, evitar el desabastecimiento de la población obrera, demostrando ampliamente que los verdaderos saqueadores son los explotadores capitalistas.

Es necesario imponer el control obrero del conjunto del sistema de transporte imponiendo una tarifa obrera-estudiantil del pasaje. Hay que imponer a los patrones que cubran el costo completo de la movilización de los trabajadores. También será necesario extender el control obrero a recursos estratégicos como la energía, empresas sanitarias o la minería, donde la crisis capitalista está provocando miles de despidos y cierre de faenas.

La juventud sigue estando en la primera fila de combate contra la opresión capitalista y la ofensiva reaccionaria en curso. Es necesario que centros de alumnos y demás organizaciones impulsen comités de apoyos para coordinar con los sindicatos las acciones necesarias para una salida obrera. Hay que organizar la experiencia de lucha de la juventud enriqueciéndola con lazos y acciones de solidaridad con la juventud en lucha en Latinoamérica y el mundo.

Abajo el Estado de Emergencia

Impulsemos un Plan de Lucha Obrero y juvenil con Paro Nacional activo con movilización

Que los trabajadores Portuarios y Mineros convoquen y preparen un Congreso Obrero de Emergencia de delegados de base

Impongamos el control obrero de la producción

Abajo Piñera

Por un Gobierno Obrero

Desde el lunes 14 de Octubre las luchas de la juventud contra el alza del pasaje y por la evasión fueron creciendo en cantidad y muestras de apoyo de los trabajadores y el pueblo. La despiadada represión desatada al interior de las estaciones y vagones del metro de santiago los días jueves y viernes, con lacrimógenas dentro de los trenes, golpizas indiscriminadas a jóvenes de parte de carabineros, hasta balinazos que dejaron sangrando a una estudiante, despertó la bronca de amplios sectores sociales que salimos a las calles a protestar contra esta represión salvaje. Durante la jornada del viernes, la represión desmedida y amplia condena de la misma llevó al gobierno a dictar la Ley de Seguridad del Estado, el acuartelamiento de los militares y el repliegue de carabineros, paralizaron la red de metro, y se produjeron sospechosos incendios de estaciones, edificios y vagones con trabajadores en su interior, derivando en el llamado al estado de emergencia (de excepción) sacando los militares y tanquetas a las calles.

La respuesta obrera, juvenil y popular no se hizo esperar, salimos cientos de miles a las calles a manifestar contra este feroz ataque y en particular contra la militarización de la capital. La irrupción de distintas fuerzas sociales en todas las poblaciones se extendió a todo el país, con convocatorias masivas que se iban reforzando a cada hora con nuevos elementos de lucha enfrentando abiertamente la represión. La lucha se dirigió también contra los símbolos del poder económico como los bancos, las corporaciones, el transporte público, se extendieron de forma generalizada los saqueos a supermercados y centros de retail. Los militares en funciones llamaron a toque de queda en la noche del sábado 19, toque de queda que no fue respetado por miles de barricadas y caceroleos espontáneos que enfrentaron la represión hasta altas horas de la madrugada. Ya se contabilizan con la intervención militar algunos muertos de bala, atropellos con carros policiales, cientos heridos y detenidos. Aún continúan encendiéndose las barricadas mientras los jefes de las instituciones del Estado burgués (ejecutivo, parlamento, senado, corte suprema) salen, luego de un afable almuerzo presidencial, a expresar la necesidad de impulsar la unidad nacional alineándose incondicionalmente con el estado de excepción en curso para que de la mano de una cruenta represión comience el “diálogo social” entre ellos mismos.

No hace ni dos semanas que Piñera sostenía que “en medio de esta América Latina convulsionada vemos a Chile, es un verdadero oasis, con una democracia estable”. El pavoneo del “país modelo” del imperialismo le duró poco. La situación de procesos de lucha de clases y descomposición de los gobiernos latinoamericanos, lo ha llevado a acelerar las políticas de la ofensiva del imperialismo yanqui en la región, que ya venía solicitando la intervención interna de las fuerzas armadas como sucede en Río de Janeiro, también con desastrosas consecuencias. Cumbres internacionales, del desmembrado orden internacional,  como el foro APEC o la COP25, exigían que dar muestras al mundo de “normalidad democrática”, es decir de un sistema de represión y opresión para garantizar la democracia para ricos y la dominación imperialista. La intención de reforzar una ofensiva reaccionaria ante la debacle de los gobiernos  bonapartistas sui generis en crisis alineados directamente con el imperialismo yanqui como el de Macri o Bolsonaro, aceleró las contradicciones latentes de un profundo malestar social, de la pauperización y la miseria creciente, y un Chile modelo que hace agua.

Las direcciones oficiales de la CUT llamaron al gobierno a dialogar retirando el estado de emergencia y amenazando con un llamado a una asamblea sindical abierta. El “dialogo social”para estas direcciones es llevar el torrente de la lucha a una política de conciliación de clases. Se está llamando actualmente desde CUT/ANEF/CONFECH, etc, a una medida de paro nacional para el próximo miércoles 23 de Octubre.

Necesitamos exigir a todos los sindicatos, federaciones y centrales convocar de forma inmediata a un Congreso de Emergencia de delegados de base para votar un programa y un plan de lucha que de salida a la actual situación en curso. Es necesario que intervengan las fuerzas organizadas de la clase trabajadora para irrumpir como caudillos de la nación explotada y oprimida. Es necesario impulsar con fuerza el paro nacional y levantar al mismo tiempo comités de autodefensa para organizar el enfrentamiento al aparato represivo del Estado.

Es prioritario levantar comités de vigilancia de precios constituidos por delegados de las fábricas y las minas para develar a la población la verdad de los aumentos de tarifas de transporte, alimentos, de la canasta básica etc, demostrando ampliamente que los verdaderos saqueadores son los explotadores capitalistas.

Es necesario imponer el control obrero del conjunto del sistema de transporte imponiendo una tarifa obrera-estudiantil del pasaje. Hay que imponer a los patrones que cubran el costo completo de la movilización de los trabajadores. También será necesario extender el control obrero a recursos estratégicos como la energía, empresas sanitarias o la minería, donde la crisis capitalista está provocando miles de despidos y cierre de faenas. No se tratará de pelear por un cambio de propiedad a manos del estado de los patrones, sino de intervenir activamente con las fuerzas de nuestra clase que son los que tienen el resorte del poder en la producción, la fuente de creación de la riqueza. Ya los portuarios salieron a convocar a acciones de paralización y movilización, es necesario extender y centralizar estas acciones.

La juventud ha estado y está en la primera fila de combate contra la opresión capitalista y la ofensiva reaccionaria en curso. Es necesario que centros de alumnos y demás organizaciones impulsen comités de apoyos para coordinar con los sindicatos las acciones necesarias para que intervengan los batallones organizados de la clase trabajadora. Al mismo tiempo esta experiencia de lucha puede enriquecerse estableciendo lazos y acciones de solidaridad con la juventud en lucha en latinoamérica y el mundo, apoyando las luchas y organización de la clase trabajadora

La vanguardia obrera y juvenil debe intervenir y organizarse activamente en esta situación. En particular las corrientes que se reivindican del trotskismo, del marxismo revolucionario, tenemos una responsabilidad gigante en la situación en curso. Llamamos a estas corrientes a coordinar reuniones a la brevedad para discutir la situación y la política a levantar y al mismo tiempo la necesidad impulsar una Conferencia Latinoamericana, para discutir un programa que levante la necesidad de la lucha por el poder obrero ante los grandes acontecimientos de nuestra región.

 

 

Abajo el Estado de Emergencia

Paro Nacional activo con movilización

Congreso Obrero de Emergencia

Plan de lucha nacional obrero y juvenil

Por un Gobierno Obrero

Sábado, 07 Septiembre 2019 13:56

A 46 AÑOS DEL GOLPE CONTRARREVOLUCIONARIO

SEGUIMOS EN PIE DE LUCHA CONTRA LA BURGUESÍA, SU ESTADO, EL IMPERIALISMO Y POR EL PODER OBRERO

El gobierno de Piñera y las cámaras empresarias han salido a oponerse al proyecto de las 40 horas presentado por la diputada PC Camila Vallejo, y que es respaldada transversalmente por EL PC, FA. y partidos de la ex Nueva Mayoría. Hemos dicho que es una ilusión reformista pretender que un cambio legislativo pueda reducir las tasas de explotación. De aprobarse, será la burguesía la que mediante distintos mecanismos de extracción de plusvalía descargará sobre la clase obrera los costos de reducción de jornada, ora con mayor cesantía ora con reducciones salariales, buscando al mismo tiempo saldar su crisis.

La lucha por reducción de jornada del trabajo, una lucha histórica de la clase trabajadora, tuvo su cause en un cambio legislativo ya que se daba en el periodo del “capitalismo orgánico” en el siglo XIX , luchas que fueron enormes gestas y que dieron mártires de la clase obrera; en la época imperialista esto es ilusorio porque la burguesía no puede dar ninguna concesión duradera para clase obrera.

Partidos reformistas como el PC vienen planteando estas ideas reaccionarias de que mediante leyes aprobadas en el parlamento se pueden mejorar las condiciones en que la clase obrera es explotada. Cuando se conmemora un aniversario más del golpe contrarrevolucionario del 73 estas direcciones viene a reflotar de manera más acotada la idea de mejorar las condiciones laborales mediante la institucionalidad burguesa; otrora los guiaba la “vía chilena (pacífica) al socialismo” , hoy es la intervención del parlamento en la reducción de la jornada laboral para una mejor “redistribución de la riqueza”.

Hoy los revolucionarios debemos discutir contra las viejas formulas estatistas y distribucionistas que se vuelven a reflotar ante la crisis histórica del capitalismo y su institucionalidad de posguerra.

El imperialismo viene imponiendo sus planes en la región para los cuales las burguesías locales se vienen realineando. Las sub-burguesías locales que buscaban un margen mayor de regateo con el capital imperialista hoy están dispuestos aplicar los ajustes como lo ordena el amo imperialista, y donde las burocracias sindicales juegan el rol de contención y disciplinamiento burgués en el movimiento obrero. El seguidismo a facciones políticas burguesas como el Chavismo, Lulismo o Kirchnerismo sólo ha llevado a la desmoralización y catástrofe social al proletariado.

Esto demuestra palmariamente que la única clase progresiva en la sociedad capitalista es la clase obrera.

Por ello es necesario darle una salida obrera a esta crisis, peleando por una política de independencia de clases en los sindicatos imponiendo el control obrero de las ramas económicas, luchando por la escala movil del salario y de las horas de trabajo, por un salario mínimo indexado a la canasta familiar. Estos y otros puntos programáticos serán impuestos a las patronales mediante los métodos de la clase obrera y no con el método de la presión y la confianza en el parlamento burgués.

A 46 Años del golpe contrarrevolucionario que masacrara a toda una generación de luchadores y revolucionarios para salvar al capitalismo de su ruina, es necesario retomar las lecciones históricas para armar a las nuevas generaciones. Regenerar una vanguardia revolucionaria que prepare en el seno de la clase obrera, consciente y pertinazmente, las fuerzas para la conquista del poder político preparando a cada paso la destrucción del Estado burgués es una tarea de primer orden.

Ante los planes de imperialismo en la región debemos inscribir en nuestra bandera la lucha por una Federación de Estado Obreros de Latinoamerica.

Martes, 20 Agosto 2019 21:10

PERIÓDICO "EL NUEVO CURSO" #24

Descargar pdf

En una votación el pasado 10 de julio los profesores han rechazado las migajas dadas por el gobierno. A pesar del llamado de la burocracia a terminar con el paro, a pesar de las maniobras para que en la votación primaran los sectores más pasivos de profesores, incluso aquellos que se han bajado del paro, la opción por volver a clases fue derrotada. No obstante ello la directiva del colegio de profesores prepara la derrota de la lucha docente, ya lo venían haciendo desde antes, ahora se reubican señalando que acatarán la votación. Se debe señalar que lo reñido de la votación demostró que existe un sector activo de profesores que han sostenido más de un mes de lucha y que  lograron imponerse a los intentos de la burocracia sindical por bajar la movilización. Los trabajadores más esclarecidos del activismo docente deben oponer una política activa contra la línea de la directiva que busca desviar esta lucha a la vía muerta del parlamento burgués. A su vez la burocracia se la jugará en nuevos episodios a revertir esta votación y derrotar al activismo docente. Ya lo afirmó Mario Aguilar al balancear los resultados de las votaciones, asegurándole al gobierno que “no están tan lejos” de la solución al conflicto. Un verdadero ofertón para maquillar un poco mejor las migajas de hoy y así en una nueva votación revertir este resultado de escaso margen. Ya el gobierno leyó que la directiva no consiguió deponer el paro y pretende que se abran las disputas internas para que el paro se caiga por su propio peso.

En las asambleas que seguirán desde hoy hasta la asamblea nacional del próximo miércoles 17 de julio, se debe preparar a la vanguardia docente para dar una fuerte pelea contra la burocracia. La importancia de la actual movilización requiere una reorganización del gremio docente. No basta con una asamblea de los representantes legales. Hay que imponer una gran asamblea nacional de delegados de base, que sean miles los delegados de las escuelas que se reúnan con mandato de sus bases a discutir el pliego de demandas y la continuidad del plan de lucha. La actual directiva volverá a golpear la puerta del ministerio a solicitar que aumenten un poco más la mísera oferta. La misma directiva que llamó a deponer el paro, que se la ha  jugó por bajar todos estos días de lucha con las manos vacías, y que no se jugó a evaluar con las bases las fortalezas o debilidades del plan de acción, sólo puede preparar el camino a la derrota, ya que se comprometieron públicamente con el gobierno a deponer la movilización. Tampoco será un recambio el ala burocrática de la antigua directiva comandada por Gajardo y cia, quienes han dado amplias muestras en el pasado de preferir partir en dos el magisterio antes que perder sus privilegios. Es por ello que hay que elegir e imponerle a la burocracia delegados negociadores.

Está planteado forjar al interior de los sindicatos de la educación una verdadera dirección que prepare y organice a la vanguardia docente, trabajadora y estudiantil, para enfrentar abiertamente los ataques del gobierno, y luche por la independencia de las organizaciones obreras del Estado burgués, bregando por derrotar incluso la política de la vía muerta de la presión al parlamento, institución de charlatanería por excelencia de la institucionalidad de la democracia para ricos.

Hoy 17 mil trabajadores de Wallmart  inician un proceso de huelga enfrentando la explotación de esta patronal imperialista. Corresponde al profesorado enfrentar al mismo Estado patronal que garantiza, sostiene y reproduce este régimen de explotación.

Impulsemos un Congreso de Delegados de base de todo el sistema educativo para votar un programa y un plan de lucha. Luchemos por un sistema único de educación como parte de la lucha de los trabajadores por el poder.

 

Corriente Obrera Revolucionaria

 

12/07/2019

Martes, 09 Julio 2019 23:26

Por la Continuidad del Paro Docente

Derrotemos el plan del gobierno y de la burocracia sindical

En la sexta semana de paralización, la directiva del colegio de profesores en pleno llama a deponer el paro. No lo hace con el orgullo de haber conquistado las demandas más sentidas y peleadas en estos 37 días de lucha y movilización, sino con la excusa de un “desgaste de fuerzas”. Exclama que llamar a la continuidad del paro sería llevar a los profesores a una “carnicería”. No se ha cansado de realizar declaraciones y conferencias de prensa para tratar de maquillar lo acordado con el gobierno como un gran logro, dejando para un futuro “plan de acción” los puntos fundamentales del petitorio. En este mismo acto da por tierra con toda la autoridad y confianza que depositaron miles profesores en todo el país en su dirección que enfrentando condiciones adversas, la represión del gobierno y dando muestras de abnegación y lucha, han llevado una lucha histórica para el magisterio, ejemplo para el conjunto de los trabajadores de la educación.

El directorio habla de que fue el “movimiento social” que despertó la movilización docente lo que obligó al gobierno a sentarse a negociar y conceder algunas migajas. Porque esa es la respuesta, nada más que algunas migajas. Es por el contrario el método de la paralización del sistema público de educación dejando vacíos los colegios y liceos lo que abre la puerta a que el resto de trabajadores del sistema educativo se plieguen a la paralización, desorganizando al Estado en el ámbito educativo, y cuestionando de conjunto a la educación burguesa.

Distinto a esto, la estrategia de la directiva del magisterio fue la de establecer un frente de organizaciones sociales para ejercer “presión” sobre lo que ellos llaman la “clase política”. Por ello no es de extrañar que saluden animosamente que para terminar con la doble evaluación docente, se enviará proyecto de ley; por la titularidad de horas de extensión, se enviará proyecto de ley; para valorizar la educación diferencial según su nivel medio, se enviará proyecto de ley; sobre la deuda histórica, una mesa técnica con legisladores, que puede terminar …en un proyecto de ley.

Para una de las demandas más sentidas, la mención a educadora de párvulos y diferenciales, no se obtiene absolutamente nada. Nos llaman a “tomar lo que nos ofrecen” y “que nos repleguemos”. Y que es eso que ofrecen? 45 lukas trimestrales!, por 44 horas de dedicación!, para las educadoras diferenciales, de escuelas diferenciales exclusivas o PIE, sujeto a capacitaciones!, y a aprobarse en…el proyecto de ley de presupuesto.

Evidentemente el gobierno tomó al pie de la letra el ofrecimiento de la directiva del magisterio donde exclamó que las soluciones a los graves problemas educativos, no requerían de mayores recursos.

Es prioritario que mañana miércoles el activismo docente, el que sostiene firmemente este paro, se vuelque de conjunto a los puntos de votación a convencer a los trabajadores de la necesidad de continuar con el paro hasta derrotar las políticas de ajuste del gobierno. Junto con esto es necesario impulsar con carácter de urgente una asamblea nacional de delegados de base de todo el magisterio para evaluar el plan de lucha a seguir y la necesidad de elegir delegados negociadores.  La misma directiva que llamó a deponer el paro, que se jugó por bajar 37 días de lucha con las manos vacías, y que no se jugó a evaluar con las bases las fortalezas o debilidades del plan de acción, sólo puede preparar el camino a la derrota, ya que se comprometieron públicamente con el gobierno a deponer la movilización.

Está planteado forjar al interior de los sindicatos de la educación una verdadera dirección que prepare y organice a la vanguardia docente, trabajadora y estudiantil, para enfrentar abiertamente los ataques del gobierno, y luche por la independencia de las organizaciones obreras del Estado burgués, bregando por derrotar incluso la política de la vía muerta de la presión al parlamento, institución de charlatanería por excelencia de la institucionalidad de la democracia para ricos.

Impusemos un Congreso de Delegados de base de todo el sistema educativo para votar un programa y un plan de lucha. Luchemos por un sistema único de educación como parte de la lucha de los trabajadores por el poder.

Corriente Obrera Revolucionaria

09/07/2019

Página 1 de 5